Blog de Antonio Javier Roldán sobre adolescencia y educación

Sueños tardíos


Domingo, noviembre 9th, 2014

Sueños tardíos

 

Ya han pasado más de diez años desde mi visita a Berlín y veinticinco desde que cayó su muro. Fue un viaje extraño, el último que hice con mi antigua cámara, que casi tenía mi edad, porque allí mismo decidió jubilarse, justo ante la panorámica de la ciudad desde la torre de televisión.

Aquel viaje tenía un sabor especial, porque me disponía a cumplir un sueño tardío de adolescencia: visitar el escenario de los dos grandes conciertos de mi grupo de rock favorito, Barclay James Harvest. Fue en al año 1980 cuando BJH dio un concierto gratuito en la explanada del Reichstag, reuniendo a unas 175.000 personas y creando para siempre un vínculo con Berlín. Cuentan que, a pocos metros, tras el muro, muchos aficionados al rock escuchaban la música desde la lejanía. El concierto fue grabado para su edición en vídeo y audio, pero precisó de muchos arreglos antes de su edición. Ese fue mi primer disco de BJH.

Siete años más tarde, una tarde de julio, BJH volvió a tocar en Berlín, pero esta vez al otro lado del muro, en el Treptower Park, convirtiéndose en el primer grupo de rock en tocar en la Alemania Oriental. 150.000 alemanes acudieron al evento y de nuevo fue grabado y editado. La intención del título estaba clara: Glasnost.

Así que cuando viajé a Berlín me hice las correspondientes fotografías en los lugares que habían pisado mis ídolos y, de su mano, me fui enamorando de aquella ciudad. Me impresionaron aquellas calles anchas y frías de la Alemania comunista, muchas de ellas convertidas en avenidas solitarias flanqueadas por edificios oficiales, pero sobre todo fue la  historia del muro y el colorido de los graffitis, que entonces cubrían sus restos, los que permanecen más en mi memoria.

Ahora que estoy en mi segunda adolescencia me agrada comprobar que todavía hoy persigo muchos de aquellos sueños que tuve en los comienzos de mi juventud y que, con el paso del tiempo, me han servido para conformar mi personalidad. Estoy convencido que si el camino hubiera sido menos largo también habría sido menos rico en valores como el esfuerzo o la paciencia. También fue un sueño tardío ver a BJH en directo, porque tuve que esperar al año 2013 peregrinando literalmente a Lisboa, pero con el paso del tiempo creo que me sirvió para disfrutar más del momento y paladear cada minuto del concierto.

Me preocupa la inmediatez en la que esta sociedad está educando a nuestros adolescentes… Todo a tu alcance, a golpe de clic, si tienes datos o acceso a internet. Proyectos que requerían constancia y que ahora dejan de tener sentido tras ver como nuestro estado del bienestar se va quebrando. Paro, viviendas a precios inalcanzables, desprecio político por la educación, ausencia de becas, corrupción del sistema en el que han crecido… ¿Cómo decirles que se puede esperar treinta años para cumplir un sueño? O algo tan simple como estudiar a largo plazo, “en junio lograrás aprobar”, parece lejano y carente de sentido. Necesito aprobar ahora, que me castigan sin el móvil. Si mi generación vivía al día, ellos lo hacen ahora al minuto. Por eso no me extraña que me miren como a un marciano cuando les animo a sembrar ahora sus sueños para recoger los frutos de ese anhelo en el futuro.

Hoy, 9 de noviembre, me encantaría estar de nuevo en Berlín para celebrar la caída de ese muro, porque quizás nos sirva para animar a los más jóvenes a que saquen el mazo para derribar el que le hemos puesto a ellos en este inicio del siglo XXI, uno con forma de espiral que ya no separa dos formas de ver el mundo, sino que te sumerge en un gran hermano económico en el que la insurgencia se paga con la pobreza o la exclusión del sistema.

Y mientras eso ocurre yo seguiré invitando a mis pavitos a soñar a largo plazo y a paladear cada rincón del camino. No sé cuántos de ellos me seguirán, pero todavía percibo en sus miradas reflejos del adolescente que un día compró en Discoplay una grabación de un concierto en la lejana Berlín de los ochenta.

 

“In memory of the martyrs” – Barclay James Harvest – Berlín – 30 de Agosto de 1980.

Canción que BJH escribieron para recordar a las víctimas del Muro de Berlín



COMENTARIOS: Cuando pongas un comentario el Blog te pide que sumes dos números para que este sea aceptado y evitar el spam. Por ejemplo: Si pone “Por favor añada 10 y 5” entonces hay que escribir 15. Si haces mal la suma te suspende en matemáticas.

Leave a Reply

Calcula *