Blog de Antonio Javier Roldán sobre adolescencia y educación

Cuestión de confianza


Sábado, octubre 11th, 2014

Cuestión de confianza

 

Hace unos días cumplí veinte años en la enseñanza…

En ese período me ha dado tiempo a  sobrevivir a la politización de la enseñanza (seis leyes educativas distintas), a soportar el desprestigio de una profesión que aboga por los límites y el esfuerzo en una sociedad acomodada, o a adaptarme a las nuevas tecnologías para que mis clases resultaran atractivas para un grupo de nativos digitales. También he podido disfrutar de la energía vital y alegría de los más jóvenes que hacen que cada día me levante motivado por coger el metro y acudir a mi colegio (Síndrome de Estocolmo, lo llaman los expertos).

Hace treinta años, cuando yo estaba al otro lado de la barrera, recuerdo admirar a mis profesores, odiar a algunos e incluso percibir el cariño de unos pocos. Cierto es que a mi llegada al bachillerato sí pude disfrutar de más cercanía, pero en mi educación primaria hubo más autoridad y miedo que respeto.

Hoy en día mis estudios de matemáticas suponen sólo una ínfima parte de la formación que necesito para ejercer mi labor. Ahora soy “moderador educativo en el aprendizaje cooperativo orientado a las competencias básicas“. Casi nada… Eso incluye conocimientos en psicología aplicada, redes sociales, motivación, dinámica de grupos, ordenadores y proyectores, gestión de recursos, ofimática, orientación familiar y “coaching”. Y, claro, a veces te miras al espejo y te preguntas si todo eso sirve para algo, si no estaremos engañando a los alumnos con un mundo ideal en el que las oportunidades  están ahí para el que las quiera pelear, y si algún día ell@s disfrutaran de un buen futuro allá por Alemania o China.

Pues resulta que, a pesar del desprestigio de la enseñanza, en el último estudio sobre Jóvenes y Valores 2014 (http://adolescenciayjuventud.org/images/pdf/Jovenes-y-valores-1-ResumenEjecutivo.pdf) el sistema educativo español está a la cabeza en la lista de instituciones en las que nuestros jóvenes depositan su confianza, por delante de las ONG´s, Internet, las fuerzas armadas o los medios de comunicación. Entonces te dices a ti mismo: ¿A ver si va a resultar que no los estamos haciendo tan mal como nos hacen creer? Luego te fijas en las instituciones que cierran la lista y descubres que el vagón de cola lo ocupan el sistema financiero y la clase política. En ese momento te pones cómodo, evocas las leyes educativas, la falta de becas, la interesada I+D y la formación basada en la productividad, y te tomas algo a la salud de los jóvenes que respondieron a la encuesta. ¡Va por vosotros, mis pavitos!

Es una de esas escasas ocasiones en los que un profesor recibe una paga extra muy superior a la que nos quitaron con la crisis. Porque, con la que está cayendo en esta cueva de ladrones, es muy meritorio que la maltratada enseñanza sea todavía una referencia para los más jóvenes. También nosotros confiamos en ellos, pero eso no se lo digo, que se crecen…

 



COMENTARIOS: Cuando pongas un comentario el Blog te pide que sumes dos números para que este sea aceptado y evitar el spam. Por ejemplo: Si pone “Por favor añada 10 y 5” entonces hay que escribir 15. Si haces mal la suma te suspende en matemáticas.

Leave a Reply

Calcula *