Blog de Antonio Javier Roldán sobre adolescencia y educación

Capítulo 41


viernes, mayo 15th, 2009

 

No me concentro

 

¡Vamos nena! ¡Qué tú puedes! -dice Cristina contemplando la mesa de estudio que le aguarda expectante al fondo de la habitación-. Se sienta, enciende el flexo y sitúa la mochila a su derecha. Ya no hay marcha atrás. Toca estudiar…

Veamos, comenzaré por las mates. Hoy ha explicado no sé qué del Teorema de Tales y unos triangulitos muy monos de varios tamaños. ¡Cómo ha molado! Cuando el profe ha preguntado que relación había entre el pequeñito y el mayor va Nuria y me dice al oído que sólo salen con derecho a roce. La pobre está obsesionada con el tema desde que Daniel… ¡Cristina que te desconcentras! Estábamos con el Tales ese… ¡Qué incomoda es esta silla! Mejor será que vaya al salón a por un cojín… ¡Anda! Están dando el resumen de Operación Disco y la afortunada de mi hermanita, como no tiene nada que hacer, está ahí tan tranquila. ¡Tía! ¿Han echado a Ángel, el pibón? No sé Cristina, están ensayando…

Volvamos a la habitación, que si no me quedo sentada viendo la tele… Ahora estoy más cómoda… Pues eso, Tales. La verdad es que no sé que le ven a ese Ángel, si tiene cara de pollito. Está más bueno el Adrián, el de 4º, diga lo que diga María. A ver si se fija en mí de una santa vez. Bueno. Teorema de Tales:Si a un triángulo cualquiera le trazamos una paralela a cualquiera de sus lados, obtenemos 2 triángulos semejantes“. No entiendo nada de nada. Claro, cuando lo ha dictado yo estaba contestando la notita que me había pasado Carmen. Buscaré información en Internet… “Windows se está iniciando” ¡Cristina! ¿No estarás con el ordenador, verdad? ¡No mamá! Sólo estoy buscando una cosa de mates que no entiendo. ¡Más te vale! Que ya sabes que hasta las ocho y media, nada de nada. Bueno, ya que estoy conectada miraré el correo, son cinco minutos. ¡Anda! ¿Para qué me escribirá Ana? A ver que dice: ¡Qué fuerte, tía! A la salida Carmen se ha quedado hablando con Pérez, ya sabes de qué. Han pasado junto a mí y como si fuera invisible. Es una… Seguro que mañana viene como si tal cosa. ¡Conéctate al Messenger, please! ¡Qué fuerte lo de Carmen! ¡En fin! Busquemos lo de Tales. Tales, Tales… ¿Yutubo? ¿Qué pinta Tales en Yutubo? Vamos a ver… ¡Es una canción muy cachonda de Les Luthiers! Buenísimo. Hay más, seguro que tienen otra para Pitágoras… ¡Cristina! ¿Qué haces en Yutubo? Ponte ahora mismo a estudiar matemáticas, que bien que llorabas…

Dibujaremos estos triángulos. Necesito una regla. Debe estar en el escritorio -se levanta-. ¡Vaya desorden! Debe estar por algún sitio, entre las carpetas y el cargador del móvil. Esto me recuerda que está sin carga. Lo enchufaré mientras estudio. ¡Mensaje! ¿Quién será? Carmen… ¿Será cínica? ¿Qué querrá? ¡¡¡Cristina!!! ¿Con el móvil? No mamá, estaba buscando una regla y… Hija, no te concentras, así no hay manera de que te cunda el estudio. ¡Al final la culpa será mía de que no encuentre la regla! Aquí está. ¿Ves cómo la estaba buscando? Bueno, pues a dibujar. ¿Paralelas? Me hace falta una escuadra. Seguro que la pitufa tiene una -se levanta en dirección al salón-. Inés, ¿tienes una escuadra? Tenías razón, ayer echaron a Ángel. ¿Qué comes? Una magdalena -Cristina va hacia la cocina a buscar una para ella.

Bueno, ya lo tengo todo -ñam, ñam-. Dibujemos el dichoso triángulo -ñam, ñam-… Eso es. No ha quedado mal. La verdad es que soy mejor en dibujo técnico que en plástica. ¡Qué risa cuando dibujé aquel pez que parecía un moco con ojos! La cara que puso la profe cuando le dije que era un pez de las profundidades y que por eso era verde fosforito. Casi me parto la caja… Que me descentro. Estaba con Tales… ¿Y esa mosca? La manía de mi madre de abrir las ventanas. A ver si la cazo y así le enseño a ella el teoremita ese. Necesito algo para atraparla, como cuando perseguimos aquella cucaracha por los vestuarios. Por cierto, ¿quién grita en la calle? -se asoma a la ventana- Seguro que se han dado otro golpe en el cruce. ¡Cristina! ¿Qué, mamá? Te llama Carmen para preguntarte no sé qué de un teorema. No estés mucho rato. Se va a enterar esa de quien soy yo -piensa Cristina mientras se aleja hacia el teléfono con le libro de mates bajo el brazo.


Aunque la escena descrita pueda parecer algo exagerada, seguro que muchos nos sentimos identificados con la falta de concentración de Cristina, especialmente en esa etapa de la vida en la que lo último que nos importa son las aventuras de dos triángulos sumergidos en el insustancial mundo del Teorema de Tales. Todo parece indicar que Cristina va camino del fracaso, porque no es capaz de separar algunas cuestiones, que percibe como prioritarias en su vida, de sus responsabilidades hacia el estudio. Es posible que permanezca dos horas diarias sumida en el estudio, pero bajo la influencia de multitud de factores externos como he descrito anteriormente. El objetivo prioritario de Cristina es mejorar la calidad de sus horas de estudio, no la cantidad. Para ello quizás necesite cambiar su estrategia y planificación. Vamos a darle algunos consejos prácticos:

  • Preparación: Si planifica el estudio antes de sentarse, sabrá preparar los materiales necesarios para realizar las tareas, evitando el levantarse cada cinco minutos. Algunos objetos habituales en su estudio, como el diccionario, el papel sucio o los instrumentos de dibujo estarán siempre a mano en al mesa.

  • Descanso: Ella se conoce. Sabe que es inquieta, así que se ha puesto un descanso tras una hora de trabajo para darse un “paseo por la casa” y picar alguna cosa. Es realista. Su madre lo tiene asumido y lo comprende. Así que le deja su magdalena a la hora acordada para que se la tome en la pausa. ¿La quiere de chocolate? Pues de chocolate, que sirva de premio reforzante  por haber cumplido el plan estabelcido.

  • Distracciones: Ordenador y móvil apagados. Pero mamá, tengo que buscar la definición del Teorema de Tales. ¡Tranquila hija! Yo te lo busco y te la imprimo -¡Maldición! Piensa Cristina-. Si llama una amiga a preguntar una duda, que sea para eso, no para comentar las incidencias del día, porque estas dejan un poso de preocupación  excitación que no ayudaran en absoluto a la concentración.

  • Escritura: Aunque la leyenda diga que los libros hablan, es totalmente falso. Por mucho que Cristina mire fíjamente a un libro este no nos contará las tribulaciones de un segmento en un mundo de paralelas. Es necesario estudiar con la hoja de sucio junto al libro, escribiendo lo que se está leyendo, haciendo ejemplos, repitiendo ejercicios, etc. Es el llamado estudio activo.

  • Aislamiento: Si Cristina cree en lo que está haciendo, si desea con todas sus fuerzas -y no de boquilla- aprobar la materia, procurará aislarse de todo cuanto le rodea y no dejará que nada le afecte.  En el caso de que así sea -ha tenido un día horrible o demasiado interesante-, que se conceda una tregua de unos minutos antes de empezar el estudio, sabiendo que deberá recuperar el tiempo más tarde, quizás renunciando al ratito de ocio que tiene antes de dormir.  Por otro lado,  la zona de estudio es un lugar que debe permanecer a salvo de ruidos y distracciones. ¡Inés! ¡Baja el volumen de la tele, que Cristina está estudiando! Si hace falta, Cristina puede imprimir este cartel para ponerlo en el pomo de la puerta. Todo sea por la causa.

INSTRUCCIONES:

  1. Antes de sentarte en la mesa de estudio, busca unas tijeras, una regla -para doblar bien- y un pegamento.Ya sabes que los materiales deben estar en la mesa antes de sentarte.

  2. Recorta la figura. Concéntrate para no romper los dos asideros.

  3. Dobla por la línea de puntos ayudante de la regla. Hay que ser pulcros en los trabajos

  4. Pega una cara con la otra. No abuses del pegamento, que luego salen grumos que estropean el acabado.

  5. Colócalo en el pomo de la puerta de tu habitación de estudio según la necesidad, pero sin ser demasiado glotón. ¿Vale?

Antonio Javier Roldán



Puedes enviar tus reflexiones, poesías o artículos sobre la adolescencia para que se publiquen en “La pavoteca” enviando un correo electrónico.

 

La Pavoteca examina a…

 

Carlos Latre

Biografía: Wikipedia

Web: Oficial

1.Pregunta de Matemáticas: ¿A qué edad recuerda que se inició su adolescencia?

A los 15. Fue el gran salto hacia la “libertad”. Salidas, novias, discotecas, chuipitos, aunque creo que nunca he dejado de ser un niño.

2.Pregunta de Ciencias Sociales: ¿Cómo percibía entonces la sociedad que estaba descubriendo?

No era consciente de las ganas que tendría de conocer el mundo. Adoro ser ciudadano del mundo y sigo en el empeño de descubrirlo a diario.

3.Pregunta de Tecnología: Hoy en día muchos adolescentes se sienten fascinados por las consolas, los ordenadores, los móviles… ¿En qué empleaba usted su tiempo libre?

Siempre he sido un amante de todo tipo de gadgets, maquinitas, móviles, mini aparatos electrónicos. Me encantaba el Manga y hacía mis pinitos intentando dibujar igual que Akira Toriyama y nunca he dejado el deporte (fútbol, tenis…). Todo siempre regado con humor…

4.Pregunta de Lengua: ¿Cómo era su comunicación con los adultos?

Siempre ha sido a través del humor. Yo era el niño gracioso, el estudiante que imitaba al profesor, el más joven de mi trabajo y, actualmente, sigo intentando aprender a diario de los que tienen más años que yo.

5.Pregunta de Educación Física: ¿Le importaba mucho su aspecto físico?

He vivido muchos cambios físicos en mi vida. He pasado de ser gordo a delgado en varias ocasiones. A día de hoy creo que lo más importante es tener salud, aceptarte como eres y reir mucho.

6.Pregunta de Educación Plástica: En la adolescencia procuramos escoger nuestra ropa según la imagen que queremos transmitir a los demás. ¿Cómo era su imagen entonces?

Creo que la misma que ahora. Nunca me he obsesionado por modas ni tendencias. He vestido como un chico de mi edad, con una apariencia normal y corriente.

7.Pregunta de Ciencias Naturales: ¿Recibió alguna información sobre educación sexual o prevención de drogas fuera del entorno familiar?

En el colegio recibíamos charlas sobre esos temas. También en el Instituto. Creo que la base de cualquier prevención es la información y debería potenciarse mucho más para dejar que incluso algunos aspectos sigan siendo tabús.

8.Pregunta de Música: ¿Qué tipo de música o artistas escuchaba en su adolescencia? ¿Los sigue escuchando?

Muchos de los grupos que me gustaban entonces me siguen gustando aunque he ampliado los estilos musicales. Sigo escuchando a Manolo García, Andrés Calamaro o Joaquín Sabina. Tampoco faltan en mi ipod los Beatles, Frank Sinatra o una buena big band.

9.Pregunta de Idioma extranjero: ¿Sintió alguna vez que nadie le comprendía?

Todos los adolescentes creo que nos hemos sentido incomprendidos o no escuchados. Lo bueno es que, quizás, el primero que no te comprendías a ti mismo, eras tú. Como decía el filósofo, el tiempo lo cura todo.

10.Pregunta de Religión/Ética: Al llegar a esta etapa de la vida, ¿hubo algún cambio en sus valores o principios?

Creo que en la adolescencia es dónde uno establece sus prioridades, valores y principios. Hasta el momento vivías con los que te habían infundido en casa, tus padres, y es en esa etapa cuando desarrollas plenamente tu personalidad. Uno de los primeros valores que recuerdo haber potenciado era el de la amistad. Sigue aún presente en mí con mucha más fuerza si cabe.

¡Muchas gracias, Carlos!


Materiales recomendados

 

Web: Contraste

Desde más de veinte años existen Asociaciones de Telespectadores que velan por una televisión de calidad, defediendo los derechos de los usuarios. Dentro de esa vigilancia, es importante cuidar los contenidos a los que acceden los menores.

En los últimos años, el desarrollo de las nuevas tecnologías ha ampliado el campo de actuación de estas asociaciones. Hoy en día se encuentran federadas en ICMEDIA (Iniciativas para la Calidad de los Medios). Una de las iniciativas de ICMEDIA consiste en el proyecto de educación audiovisual “Aprender a mirar” mediante el que se trata de ayudar a las entidades educativas a minimizar el impacto negativo del mal uso de los medios audiovisuales en las familias y en los alumnos/as, y a maximizar el positivo. Por otro lado, ofrece a padres y profesores información crítica de los contenidos del mundo audiovisual y, finalmente, enseña a los niños/as en qué consiste el lenguaje audiovisual, para que aprendan a ser usuarios críticos.

En la web “Contraste” encontramos análisis de todos los productos audiovisuales (películas, programas de TV, videojuegos, etc) analizados por expertos y clasificados por edades. También podemos acceder a noticias sobre estos medios y colaborar en campañas para evitar que contenidos para menores aparezcan en programas o productos destinados a un publico no adulto.


COMENTARIOS: Cuando pongas un comentario el Blog te pide que sumes dos números para que este sea aceptado y evitar el spam. Por ejemplo: Si pone “Por favor añada 10 y 5” entonces hay que escribir 15. Si haces mal la suma te suspende en matemáticas.

2 Responses to “Capítulo 41”

  1. AlexarPax Says:

    Фото приколы каждый день на сайте

  2. Leark Says:

    Всем привет, скажите пожалуйста где не возбраняется купить лучшие неординарные времена

Leave a Reply

Calcula *